Hace unos 3 días el departamento de seguridad Nacional Estadounidense anunció que había recibido una serie de ataques informáticos en servidores con información sensible. Estos ataques han llegado a más sitios de los esperados en un primer momento poniendo en una situación muy comprometida a la seguridad nacional.

La Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad americana publicó el jueves una serie de ataques en el que un primer momento no sabían hasta donde llegaba. El portavoz de la agencia comunicó que “representa un grave riesgo para el gobierno federal”. Pero añadió que estos ataques no fueron solo contra departamentos públicos, “los gobiernos estatales, locales, tribales y territoriales, así como las entidades de infraestructura crítica y otras organizaciones del sector privado”.

Estos ataques no se perpetraron en un solo día, llevan desde marzo realizando estos continuos ataques contra empresas y departamentos del estado. Incluso los departamentos de comercio y Energía han sido atacados, todavía no han publicado que problemas han causado pero lo más probable que sea un robo de datos masivo.

La agencia americana añadió: “Este actor de amenazas ha demostrado sofisticación y habilidad comercial compleja en estas intrusiones. Eliminar al actor de amenazas de entornos comprometidos será muy complejo y desafiante”. Por lo que reconocen que solucionar este tipo de problemas será a largo plazo y muy costoso.

Los rusos han sido directamente acusados por la agencia señalando que tienen pruebas directas sobre el país. Los americanos han estado en silencio durante meses para estar seguro de esta afirmación, no han querido señalar a ningún país hasta tener prueba de ello. Después de la acusación directa hemos intentado contactar con su embajada y no han querido responder a estas acusaciones.

Los americanos reconocen que han llegado a departamentos tan sensibles como la Administración Nacional de Seguridad Nuclear, por lo que es una situación muy grave y sensible.

SolarWinds ha sido su caballo de Troya rompiendo un software de redes que es muy usado por las administraciones americanas. Este agujero ha permitido durante meses pasearse los hackers por las administraciones pudiendo acceder a los datos que han querido. El problema de SolarWinds ha sido resuelto pero ahora mismo ya no se sabe si han inyectado nuevas puertas traseras mientras han tenido libre acceso.

La administración americana ha reconocido que tardarán mucho en buscar hasta donde han podido llegar y que puertas traseras tiene abiertas en la actualidad. Crearon hace unos meses una directiva de emergencia para poder atajar el problema y esperemos que dentro de poco tenga un comunicado más completo del daño causado a las administraciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí